Noticias FCCTP

Informe especial: 59 años de grandes enseñanzas

Hace 59 años, el reverendo padre Vicente Sánchez Valer, miembro de la Orden de Predicadores Dominicos, fundó una institución educativa que se convertiría en el hogar de distintas generaciones de jóvenes deseosos de adquirir las herramientas necesarias para convertirse en profesionales: la Universidad de San Martín de Porres. Para celebrar esta fecha tan especial, Noticias FCCTP conversó con tres docentes de nuestra casa de estudios, quienes evocaron enseñanzas y anécdotas vividas al interior del claustro universitario. 

Acucioso, analítico y responsable, pero, sobre todo, sensible. Así podríamos definir al Mag. Carlos Huamán Fernández, egresado de la Escuela Profesional de Psicología, cuya historia se encuentra íntimamente ligada a los primeros años de vida de nuestra institución educativa. “Evoco con gran nostalgia el emblemático local del Óvalo Gutiérrez, donde estudié la mayor parte de la carrera. Por aquellos años, constaba de doce semestres académicos. Junto a mis compañeros y docentes, implementamos la primera biblioteca de la especialidad y organizábamos jornadas estudiantiles para reforzar aquellos temas que no nos quedaban tan claros. Era un ambiente lleno de compañerismo y respeto. Desde esta tribuna, rindo un sincero homenaje a Abel Rodríguez, Carlos Parra Jerí y Luis Benítez”, recuerda. 

El también integrante del Servicio Psicopedagógico de la FCCTP cuenta que gracias a un compañero de carpeta tuvo la oportunidad de realizar una pasantía en el hospital Víctor Larco Herrera, institución especializada en salud mental. “Durante mi primer día, me encomendaron la atención de una persona con graves alteraciones, lo que permitió emplear cada una de las lecciones de mis docentes. Tras varios días de intensa labor, logré que se expresara con naturalidad y que no corriera ni saltara, sino que caminara. Este resultado fue muy valorado por el director del nosocomio, a tal punto que me felicitó frente a colegas de otros centros educativos superiores”. 

No existe alumno que olvide las cátedras del Mag. Enrique Elías Villanueva, egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación. Su experticia en el campo académico le ha permitido impartir cursos de metodología de la investigación científica, relaciones públicas, publicidad y periodismo con el mismo nivel de exigencia. 

“Durante una conversación, una colega me impulsó a postular a una plaza docente en la USMP. A fin de lograrlo, participé en una convocatoria e ingresé. Desde ese día, tengo la oportunidad de compartir mis conocimientos con los jóvenes. Recuerdo que el primer curso que dicté fue Ética y Deontología de la Comunicación, asignatura que dicté por bastante tiempo. Por otra parte, debo resaltar que nuestra casa de estudios confía en sus egresados y les brinda la oportunidad de consolidar su potencial”, señala. 

Para Elías, la capacitación constante es una característica que debe acompañar a todo docente. “Tenemos la obligación mantenernos actualizados, buscando información en bibliotecas y bases de datos virtuales. Otro punto vital es la interacción con especialistas y la búsqueda de casos vinculados a la realidad nacional que enriquezcan el debate y la interacción”. 

Si hay una persona que ama lo que hace y lo demuestra con su cálida sonrisa, esa es la Dra. Mónica Regalado Chamorro, quien ingresó a la Escuela Profesional de Turismo y Hotelería en el semestre 2000-I. “Mi relación con este fascinante mundo se inició a los 15 años, mientras realizaba entrevistas en inglés a ciudadanos extranjeros que visitaban el Centro Histórico de Lima. Tras esta experiencia, me aboqué a la búsqueda de universidades que brindaran la carrera de turismo y es así como descubrí a la USMP, institución que siempre se distinguió por sus convenios internacionales y prestigiosa plana docente”, detalla. 

Aunque reconoce que cada asignatura dejó una huella imborrable en su corazón, Regalado recuerda con afecto el curso de Antropología Filosófica, impartido por el profesor Cleber Fernández. “Esta materia marcó mi vida académica, pues me proporcionó las herramientas necesarias para entender a los demás y redescubrir mi ser. Cada enseñanza de este inolvidable maestro la he aplicado en mi paso por importantes organizaciones como el Sheraton Lima Hotel, la Municipalidad Metropolitana de Lima y la Asociación Peruana Educativa Generadora de Oportunidades (APEGO). Puedo afirmar que esta casa de estudios me preparó para convertirme en una ganadora y así lo estoy demostrando”.